El atragantamiento en bebés menores de un año

El atragantamiento en bebés es una de esas situaciones en las que ningún padre o madre se querría ver pero que puede ocurrir. Por eso es conveniente tener las herramientas necesarias para actuar si te ves en el caso.

Los bebés exploran el mundo con sus manos, pero también con su boca. Cosa que descubren, a la boca que va. Es por eso que, una vez que comienza a agarrar objetos -en torno a los cuatro meses- conviene revisar el espacio para que no queden piezas pequeñas a su alcance.

No obstante, como más vale prevenir, estas son las pautas que hay que seguir en caso de atragantamiento.

Cómo actuar en caso de atragantamiento si tu bebé tiene menos de un año

Tu bebé puede atragantarse con los alimentos o con cualquier objeto que se lleve a la boca. Si llegara a ocurrir se puede dar el caso de que no llore o tosa, de ahí que sea tan importante la prevención.

Si tu bebé se atraganta esto es lo que puedes hacer para ayudarle:

  • Coloca a tu bebé sobre tu muslo o antebrazo, con la cabeza baja y apoyada.
  • Pon los dedos de la mano del brazo contrario mirando hacia el techo. Con la zona que queda entre palma y muñeca da hasta cinco golpes firmes en la espalda del bebé.

  • Tras cada golpe confirma si el atragantamiento se ha solucionado. Para ello observa la cavidad bucal del bebé pero no introduzcas los dedos salvo que veas claramente el objeto y sea claro que puedes cogerlo. Podrías empujarlo más hacia adentro.

  • En caso de que el atragantamiento continuara, realiza hasta cinco compresiones en el pecho, comprobando tras cada una si persiste. Para ello, coloca al bebé tumbado boca arriba en tu antebrazo o en el muslo. La cabeza y la espalda deben estar apoyadas. Con dos dedos realiza presión sobre el esternón y hacia arriba -en dirección a la cabeza-. Toma como referencia la línea de los pezones y presiona aproximadamente un dedo por debajo.

Qué hacer si el atragantamiento persiste

Si el atragantamiento persiste tras hacer tres ciclos de lo comentado anteriormente, llama al servicio de emergencias. No dejes al bebé solo y continua con los ciclos hasta que llegue la ayuda.

Si el atragantamiento se hubiera solucionado pero persistiera la tos o tu bebé denotara molestias, también habría que llevarlo a urgencias. Cabría la posibilidad de que parte de aquello que le atragantaba se hubiera quedado en la zona. Con ello evitarás complicaciones.

2018-05-04T09:53:38+00:0018 octubre, 2017|Categorías: Primeros meses|Etiquetas: , , , , , |Sin comentarios

Deje su comentario