El atragantamiento en adultos y niños mayores de un año

Ante un atragantamiento en adultos y niños la forma de actuar es distinta a la empleada en caso de atragantamiento en bebés y menores de un año. La diferencia radica, básicamente, en el grado de desarrollo físico que implica que sean aplicables algunas maniobras que pueden resultar agresivas para los más chiquitines.

Si te enfrentas a un atragantamiento en adultos o niños lo primero es mantener la calma. Puede resultar difícil hacerlo, pero atender desde el nerviosismo puede empeorar la situación. Así que respira y piensa antes de empezar a actuar.

El atragantamiento puede ser parcial o total, siendo diferente la atención en cada caso.

Tipos de atragantamiento

Hay dos tipos de atragantamiento: el parcial o el total y la forma en que hay que enfrentarse a ellos es diferente.

Si la persona atragantada puede hablar, toser, llorar… se trata de un atragantamiento parcial. En ese caso hay que animar a la persona a que siga tosiendo, para que elimine el objeto de manera natural. Si queda a la vista puedes tratar de extraerlo haciendo la pinza con los dedos. Se recomienda permanecer atento para comprobar si el atragantamiento cesa o, por el contrario, empeora.

Si la persona no puede hablar, toser o llorar se trata de un atragantamiento total y habrá que realizar la maniobra de Heimlich.

Saber cómo realizar la maniobra de Heimlich puede salvar vidas.

Atragantamiento en adultos y niños: la maniobra de Heimlich

La maniobra de Heimlich es una práctica de primeros auxilios cuyo fin es la eliminación del objeto que provoca el atragantamiento para desbloquear la salida y entrada de aire. Se realiza de la siguiente manera:

  • De pie, ponte detrás de la persona atragantada.
  • Pon tu mano derecha (si eres diestro) en forma de puño cerrado con el pulgar dentro del mismo sobre la boca del estómago. Coloca tu mano izquierda sobre el puño derecho. Tus brazos estarán colocados alrededor de su cintura.
  • Ejerce una presión brusca y fuerte sobre el abdomen con ambas manos. El movimiento debe ser hacia arriba.
  • Has de repetir la maniobra hasta cinco veces. Si el atragantamiento persiste la persona afectada perderá el conocimiento. Si ocurre esto último, llama inmediatamente a urgencias y comienza con las maniobras de RCP.
  • En niños mayores de un año solo hay una diferencia a la hora de hacer la maniobra de Heimlich: el puño se coloca sobre el ombligo con el lado del pulgar hacia el abdomen.

Cabe la posibilidad de que, aunque el atragantamiento haya cesado, permanezca alguna parte de lo que lo causó. Si persisten las molestias o la tos es conveniente acudir al médico.

En el siguiente vídeo puedes ver cómo realizar la maniobra de Heimlich:

¿Qué hago si estoy solo y sufro un atragantamiento?

Puedes emplear la Maniobra Heimlich de igual manera. Coloca el puño sobre el punto en el que se unen tus costillas y la otra mano sobre el puño. Busca un mueble (mesa, silla, etc.) sobre el que apoyarte y déjate caer para que la presión se vea multiplicada.

¿Sabías cómo actuar en caso de atragantamiento en adultos? ¿Te has visto en la situación de tener que usarla?

2018-06-06T14:17:43+00:007 junio, 2018|Categorías: Infancia|Etiquetas: , , , |Sin comentarios

Deje su comentario