Bebés arcoíris, la esperanza de una nueva vida

Hay ciertos temas en la maternidad de los que no se habla mucho. Bien porque duelen, bien porque son difíciles de aceptar. Una vez que llega el embarazo, pensar en una pérdida gestacional o perinatal no es una opción. Pero, a veces, ocurren. Ese es un bebé estrella. Al que llega tras él se le llama bebé arcoíris.

Los bebés arcoíris

El símil que pone nombre a los bebés arcoíris es tan bello como evocador. El arcoíris impresiona con su belleza tras el fragor de la tormenta. La oscuridad, el ruido ensordecedor, la lluvia feroz, dan paso al más luminoso de los caminos. Para que él dominara el cielo con su luz y color ha habido que atravesar un camino nada fácil, pero ahí está.

Tras la pérdida de un bebé estrella, llega la esperanza del bebé arcoíris.

Lo mismo ocurre con los bebés. Tras semanas o meses oscuros, viviendo un duelo gestacional o perinatal, del que tampoco se habla porque no se sabe manejar, el bebé llega a los brazos de sus padres.

Un embarazo fuera de lo normal

Vivir un embarazo tras la marcha de un bebé estrella no es fácil. A las emociones propias de cualquier mujer embarazada se suman los miedos por lo vivido, pese a que no tiene por qué volver a repetirse.

Es posible que el nuevo embarazo se vea como un mero trámite y que lo único importante sea llegar a tener al bebé en brazos.

Puede que durante la gestación la mamá solo esté preocupada por tener a su bebé en brazos, viendo el embarazo como un mero trámite. Además, el miedo a superar con éxito los hitos que marcaron el embarazo anterior puede ser constante.

Sentimientos a flor de piel

Tras la partida de un bebé estrella, el embarazo puede mover un montón de sentimientos en la mamá no siempre agradables. Por una parte, mientras que el entorno puede ver al nuevo bebé como el fin del duelo, la mamá siente el vacío inmenso del bebé arcoíris cada día. También puede intentar no encariñarse con el nuevo bebé por si se malogra, algo que también puede hacerle sentir culpable. Si el duelo aún no se ha superado, la tristeza seguirá estando ahí.

Esperanza

Pese a todo, no hay que olvidar que los bebés arcoíris son la materialización de un sueño largamente anhelado. Un sueño que llenará de alegría las vidas de esos papás que, hasta hace poco, no lo creían posible, tiñendo cada día con los colores del arcoíris.

2017-11-23T07:04:37+00:00 23 noviembre, 2017|Categorías|Tags: , , , , |0 Comments

Deja un comentario