Los beneficios del calostro para tu bebé

¡Oro líquido! Así llaman muchos a esta primera leche que la madre produce incluso semanas antes de que el bebé nazca. El calostro será el alimento del bebé en sus primeros días de vida. Posteriormente, tras la subida de la leche, la morfología y composición de la leche materna irá cambiando para adaptarse a las necesidades nutricionales del recién nacido.

El calostro se produce a pequeñas dosis, se trata de un líquido ligeramente más espeso que la leche que posteriormente producirá la madre, de color amarillento. Pero no te engañes, no creas que con tu calostro no tendrá suficiente o que se quedará con hambre. Recuerda siempre que el tamaño del estómago de tu bebé es muy reducido, como el de una canica. El truco es ofrecer el pecho muchas veces, para que pueda ingerir el tesoro que la naturaleza le brinda y además poder estimular el pecho y asegurar una buena subida de leche. Queda claro que es el alimento ideal en esos primeros momentos. ¿Sabes por qué?

  • Gracias a los anticuerpos que posee estarás protegiendo a tu bebé de posibles infecciones.
  • Ayuda en la maduración intestinal del recién nacido.
  • Favorece la eliminación temprana del meconio (primera deposición del bebé)
  • Ayuda a reducir una posible ictericia.
  • Favorece el desarrollo del sistema inmunitario del bebé.
  • Contiene vitamina A lo que reduce el riesgo de infecciones, además de proteger su visión.

El calostro prepara a nuestro bebé para su primera toma de contacto con el mundo. Optes o no por la lactancia materna, se recomienda ofrecer calostro al bebé en los primeros días tras su nacimiento.

¿Conocías los beneficios del calostro?

2018-05-04T13:05:58+00:0020 julio, 2015|Categorías: LACTANCIA, Primeros meses|Etiquetas: |Sin comentarios

Deje su comentario