Beneficios del porteo

  • beneficios del porteo

Los seres humanos nacemos muy inmaduros, incapaces de valernos por nosotros mismos. Tanto que ni siquiera podemos alimentarnos o desplazarnos de manera autónoma. El contacto físico con el cuidador garantiza tener sus necesidades básicas cubiertas. Se llega incluso a decir que, tras el nacimiento, los bebés viven un periodo de exterogestación. Esto significa que tras los nueve meses dentro del vientre materno, han de pasar otros nueve en brazos para, en cierto modo, terminar de formarse. Algunos padres y madres, sobre todo primerizos, se ven sorprendidos por esa necesidad. Y es que la imagen de bebés durmiendo con placidez está muy arraigada en el imaginario común, pero algunos, en cuanto se descubren en horizontal, rompen a llorar con desconsuelo. Aunque la vida no pare, y haya que continuar haciendo cosas, solo se calman en brazos.  En esas situaciones el porteo se convierte en una tabla de salvación.

Diez beneficios del porteo

Además de una buena idea para la supervivencia en tiempos difíciles, el porteo tiene algunos beneficios que conviene tener en cuenta.

  1. Los bebés que son porteados lloran menos, gracias al contacto físico y balanceo constantes.
  2. Por esta misma razón, duermen más y más profundamente.
  3. Como no están tumbados, se previene la plagiocefalia postural.
  4. Por la posición vertical, sufren menos cólicos y, en caso de existir, alivia el reflujo.
  5. Ayuda a controlar su temperatura corporal y a regular su ritmo cardíaco.
  6. Favorece la producción de leche gracias al contacto entre mamá y bebé.
  7. Facilita la lactancia materna, ya que se puede amamantar de forma discreta,
  8. Contribuye al desarrollo correcto de las caderas, gracias a la postura de ranita. Previene, asimismo, la displasia.
  9. Permite que el porteador tenga las manos libres.
  10. Favorece la movilidad familiar.

Características del porteo con fular elástico

Una de las opciones más adecuadas para portear cuando el bebé es recién nacido es el fular elástico. Estos son los motivos:

  1. Con él se puede utilizar el nudo preanudado. Se caracteriza porque permite hacerlo sin tener al bebé en brazos, algo que da bastante seguridad a los padres y madres que se manejan por primera vez con un bebé tan pequeño. Te colocas el fular y puedes dejártelo puesto sin tenerlo dentro. Esto es muy práctico, por ejemplo, mientras conduces. Al llevar el fular ya puesto cuando pares solo tendrás que sacar al bebé de su silla de auto, sin perder tiempo en ponértelo en la calle. Además, permite meterlo y sacarlo tantas veces como sea necesario.
  2. El fular elástico es el que se ajusta de mejor manera a los bebés pequeños y es fácil conseguir la postura de ranita o en forma de M. Se denomina así porque las rodillas quedan más altas que el culete. Esta es la postura ergonómica que ha de llevar el bebé para ser bien porteado.
  3. La presencia de elastano en su composición le confiere un tacto amoroso, menos rígido que los fulares tejidos. Esto es importante sobre todo en esas primeras veces que te manejas con el fular: es más sencillo realizar los nudos. Aunque en realidad no es tan complicado, al principio puede resultar dificultoso, si el tejido facilita la labor mejor que mejor.

Entre las opciones que ofrece el mercado está el fular elástico Suavinex. Compuesto en un 98% por algodón y un 2% de elastano, se puede utilizar desde el nacimiento hasta que el bebé pese unos 8 kgs. Permite que tanto porteador como bebé mantengan una postura correcta, evitando, en el caso del adulto, el dolor de espalda ya que no modifica el eje corporal.

Y tú, ¿te apuntas al porteo? Cuéntanos tu experiencia.

2018-06-06T13:19:40+00:0031 mayo, 2018|Categorías: Infancia|Etiquetas: , , , |Sin comentarios

Deje su comentario