Bronquiolitis: consejos y recomendaciones de la pediatra Amalia Arce

Recientemente hemos celebrado un Consultorio muy esperado sobre bronquiolitis con la pediatra Amalia Arce, autora del blog Diario de una mamá pediatra. Puesto que es una enfermedad que afecta a buen número de bebés y genera muchas dudas e incertidumbres a madres y padres, hemos recopilado la información más importante.

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad propia de lactantes (es decir niños menores de 2 años), causada por una obstrucción de las vías respiratorias más pequeñas, generalmente secundario a una infección vírica. Se caracteriza por dificultad para respirar y tos.

La bronquiolitis está causada por un virus. Uno de los principales causantes es el virus respiratorio sincitial, pero en realidad cualquier virus capaz de causar un resfriado en un niño mayor o en un adulto, puede causar una bronquiolitis en un bebé.

El episodio de bronquiolitis puede durar entre una semana y diez días pero después queda una fase convaleciente con tos y mucosidad. Los lavados nasales, especialmente antes de comer, ayudan a eliminarlos. La tos ayudará al niño a expulsar el resto de secreciones.

Es importante saber que no es lo mismo bronquitis que bronquiolitis, aunque los síntomas pueden parecerse.  Son entidades diferentes por la parte del árbol respiratorio a la que afectan cada una de ellas, aunque las manifestaciones pueden ser similares.

A partir de los 2 años los pediatras ya no usan el término bronquiolitis, que generalmente se reserva para el primer episodio de “pitos” de un bebé, especialmente en época de otoño-invierno.

La bronquiolitis es una enfermedad propia de lactantes, es decir niños menores de 2 años, secundario a una infección vírica.

Cuáles son los primeros signos de alerta a tener en cuenta

Suele empezar con un cuadro catarral que evoluciona a dificultad respiratoria creciente en los días posteriores. Además otros síntomas que lo acompañan pueden ser la fiebre o el rechazo del alimento.

Hay que estar especialmente alerta a la dificultad para respirar que pueda tener el bebé. Para evaluarlo podemos fijarnos en cómo se mueve el pecho una vez hemos lavado la nariz con suero fisiológico. Un bebé que respira mal suele tener un ritmo respiratorio más rápido y se le marcan las costillas con los movimientos respiratorios. La tos también suele aumentar y ser más seca

Tratamientos de la bronquiolitis

El Salbutamol (más conocido como “Ventolín”) es un fármaco que dilata los bronquios para que el aire entre mejor. Los bronquios no crean tolerancia, es decir no se acostumbran a esta medicación. No está indicado darlo en caso de que el niño solo tenga mocos; pero sí en caso de que haya espasmo del bronquio.

Pero los inhaladores no están indicados en todos los casos. Dependerá siempre de la edad del bebé y de la intensidad de la enfermedad. Hidratarles de forma adecuada, fraccionando la alimentación y dejarles descansar son los pilares del tratamiento.

Pero cuando la dificultad para respirar hace que falte oxígeno en la sangre, los bebés se ingresan para ponerles oxígeno. Afortunadamente no todos los niños con bronquiolitis son ingresados. Sólo se hospitalizan cuando necesitan oxígeno o hidratación o en el caso de bebés con factores de riesgo (menores de 4-6 semanas, enfermedades crónicas, prematuridad, etc). De hecho, la mayoría de bebés con bronquiolitis la pasan en su domicilio.

En cuanto a la fisioterapia respiratoria no todas las técnicas son válidas pero algunas consiguen muy buenos resultados, aunque sólo en algunas fases de la enfermedad.

Sólo será necesario el ingreso cuando los bebés necesiten oxígeno o hidratación o en el caso de bebés con factores de riesgo.

Las nebulizaciones con sueros salinos pueden ayudar a limpiar las vías respiratorias. También se recomiendan los lavados nasales cuya función es limpiar la vía aérea y mejorar la obstrucción nasal. Pero no va a impedir que se desarrolle la bronquiolitis si el virus tiene capacidad para producirla.

El ingreso hospitalario es preciso cuando los bebés necesitan oxígeno o hidratación o en el caso de niños con factores de riesgo (como por ejemplo menores de 4-6 semanas, enfermedades crónicas o prematuridad). De hecho, la mayoría de bebés con bronquiolitis la pasan en su domicilio. Aunque es el principal motivo de ingreso hospitalario en Pediatría durante una parte importante del año.

¿La bronquiolitis se puede prevenir?

La medida más importante y eficaz es el lavado frecuente de manos. En caso de que haya hermanos mayores es importante enseñarles hábitos como: aprender a sonarse los mocos, evitar que toque las manitas del bebé (el hermano o hermana pequeña).

Cuando hay hermanos es difícil o imposible evitar el contacto, pero sí se puede evitar con otros niños o adultos enfermos o acatarrados.

Por supuesto es deseable evitar el tabaco, favorecer la lactancia materna y completar el calendario de vacunaciones.

La medida más importante y eficaz de prevención es el lavado frecuente de manos.

Bronquitis de repetición

Las bronquitis afectan hasta a un 30% de los niños menores de 3-4 años. Posteriormente se van resolviendo, de forma que la mayoría de los niños dejarán de realizar estos cuadros repetidos. Si las crisis son repetidas y necesitan visitas a Urgencias, a veces se recomiendan tratamientos preventivos.

Algunos niños como los que han nacido antes de tiempo, tienen un poco más de riesgo de desarrollar patología bronquial, por la inmadurez del aparato respiratorio.  El riesgo para infectarse por un virus es similar, lo que ocurre es que si se infectan, suelen ser cuadros respiratorios con más probabilidad de complicarse que en niños nacidos a término, ya que la inmadurez del aparato respiratorio se mantiene durante unos cuantos meses tras el nacimiento.

La medicación preventiva suele mejorar la frecuencia de las recaídas de las bronquitis, aunque no las evita al 100%. Habitualmente se prescriben durante los meses fríos que es donde hay más incidencia de enfermedad respiratoria.

Texto revisado por Amalia Arce, pediatra y autora de Diario de una mamá pediatra.

2017-11-29T15:32:11+00:00 28 noviembre, 2017|Categorías|Tags: , , |1 Comment

Un comentario

  1. pablo 28 noviembre, 2017 at 1:45 pm Contestar

    Me encanta

Deja un comentario