Cómo afecta el cambio de hora a bebés y niños

¿Eres de los que se ven afectados por el cambio de hora? ¿O de los afortunados que no se enteran? Los adultos sabemos que dos veces al año, en primavera y en otoño, nos tenemos que enfrentar a él.  Y sabemos cómo nos afecta, podemos encontrar explicación a lo que nos ocurre. Pero, en el caso de los bebés y niños, la historia cambia. ¿Por qué? Primero, porque ellos no saben explicarnos qué les ocurre. Y tampoco son capaces de entender por qué.  Si tienes hijos es importante que sepas qué puede sucederles para afrontarlo juntos. Te contamos más sobre el cambio de hora en bebés y niños.

¿Por qué se cambia la hora?

El motivo por el que se cambia la hora, aunque podamos pensar lo contrario, es económico. Por lo visto, atrasar una hora el horario hace que la factura de la luz se reduzca entre un 5 y un 10%. Se trata de ahorro energético, ya que la mayor parte del consumo se concentra a primera hora de la mañana. Se estableció después de la crisis del petróleo, porque se necesitaban medidas urgentes en este sentido. Se trata de ahorrar sobre todo en iluminación, aunque en los últimos tiempos es algo que se está cuestionando.

¿Qué podemos sentir con el cambio de hora?

Con el cambio de hora podemos sentir algunos trastornos leves, que nos acompañarán entre uno y cinco días. Cansancio, alguna alteración del sueño, mal humor o cambios en el estado de ánimo pueden ser alguno de ellos. Podríamos decir que se trata de un jet lag en pequeñito. Te acuestas en un horario y te levanta en otro. Aunque el cambio se hace de noche para minimizar los efectos, lo cierto es que hay personas más sensibles que otras. ¿Es tu caso?

¿Qué pasa con bebés y niños?

Bebés y niños también sufren los efectos del cambio de hora. De hecho ellos, junto a las personas mayores, son de los que más se resienten. La explicación tiene bastante lógica: para los pequeños una hora es mucho más larga que para los adultos. Pero es que, además, los niños  organizan sus días en función de rutinas, les dan seguridad. Aquello que las rompe les descuadra.

El cambio de otoño es más llevadero que el de primavera, eso te lo pone más fácil. La reducción de las horas de luz puede alterar sus ritmos circadianos, que provocan la adaptación al día y a la noche, así como de los niveles de serotonina y la melatonina, que regulan el sueño, los estados de ánimo y el apetito. Ya sabes el culpable si tu hijo te dice que tiene hambre o sueño a deshora: el cambio de hora.

Si tus hijos o hijas están notando los efectos, es importante mantener las rutinas.  Y armarse de paciencia, eso también. La buena noticia es que puede que estemos ante uno de los últimos cambios de hora, tras la propuesta de la Comisión Europea para eliminarlos.

¿Notáis los efectos del cambio de hora en casa?

2018-10-22T11:52:17+00:008 noviembre, 2017|Categorías: Infancia|Etiquetas: , , , |1 comentario

Un comentario

  1. Ursula Coomonte 9 noviembre, 2017 en 12:23 am - Responder

    Estamos muy contentos con el cambio,pero es un caos!
    Yo soy mamá de mellizos y para nosotros nuestra vida a cambiado muchísimo,muchas horas sin dormir,muchas dudas,muchos besos y caricias.
    Yo lo defino como una esperiencia única porque cada persona la vive a su manera y nunca hay dos iguales.
    Dejas de pensar solo en ti para pensar en tres(en mi caso por ser mellizos)
    No lo cambio por nada,me llena en todos los sentidos.

Deje su comentario