Cómo elegir trona para tu bebé

Elegir trona no es nada fácil. En el mercado hay tantas opciones disponibles como presupuesto le puedas dedicar y decidirse por un modelo u otro a ciegas puede resultar complicado. Si estás inmerso en la búsqueda, sigue leyendo. Te dejamos algunas de las claves que habrás de tener en cuenta antes de llevártela a casa.

Primera premisa: espera a que se siente

El primer consejo antes de elegir trona es que esperes a que el peque ya se siente. Eso suele ocurrir en torno a los seis meses de edad, aunque, como todo, esto es orientativo y puede pasar antes o después.

¿Por qué te decimos que esperes a que se siente? Porque así conocerás su personalidad. Si se mueve mucho, o por el contrario se suele quedar dormido en cualquier momento… esos detalles pueden decantarte por una u otra opción.

Que le gusta echarse una cabezadita mientras termina de comer te interesará un modelo reclinable -aunque, ojo, la trona no es el lugar adecuado para que duerma-. Si es activo los modelos con bandeja que le permitan tener juguetes en ella serán tu opción.

Elegir trona: cuestión de presupuesto

Sí, en esto de las tronas el presupuesto manda. Puedes encontrarlas de todos los rangos de precio. Desde la más básica a la que casi le cantará una nana a tu bebé para que se duerma después de comer, hay un sinfín de modelos. Marca un presupuesto y tómalo como punto de partida de tu búsqueda. ¿Para qué perder el tiempo en ver modelos que no podrás permitirte? Centra tus esfuerzos en aquello que sí podrás llevarte a casa y evita frustraciones.

¿Cómo introducirás la alimentación complementaria?

Parece una tontería, pero no es lo mismo dar purés que aplicar el baby led weaning

Salvo alguna pedorreta, de las que no se libra ninguno de los padres, alimentar a tu peque con purés es más limpio. No en vano, el proceso lo dirige el adulto, no el bebé. Con mantener la vajilla lejos de sus manitas será suficiente.

En el segundo caso necesitarás una trona que se limpie fácilmente. Con textiles, en caso de llevarlos, desenfundables. Ya se sabe que el BLW es una fiesta ;).  En este caso es el bebé quien toma la comida y explora con ella antes de llevársela a la boca.

Dónde va a estar ubicada

Si vais a mover la trona por toda la casa, busca una que tenga ruedas. En caso de que el espacio en el que se va a ubicar sea limitado, elige una compacta. Y si el peque va a sentarse con vosotros en la mesa del salón, lo vuestro serán los modelos más decorativos. ¡Y sin bandeja!

De la misma manera, si sois de estilo nórdico, seguro que os chiflarán las de madera. Estas últimas, además, pueden ser evolutivas y se acaban convirtiendo en silla. Dos por el precio de una ;).

Como vais a convivir con ella durante bastante tiempo es importante tener en cuenta los detalles.

Ahora sí, con todas estas ideas en la cabeza, dirige tus pasos hacia la tienda de puericultura -o la web-. ¿Tienes algún truquito más? Somos todo oídos.

2018-05-04T10:50:51+00:00 16 agosto, 2017|Categorías: Primeros meses|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Deje su comentario