Y después del parto, ¿qué consecuencias físicas tendremos?

El embarazo y el parto dejan en el cuerpo de la mujer una serie de secuelas físicas que debemos conocer para saber lo que podemos esperar. ¡No te asustes! Nuestro cuerpo está diseñado para concebir, gestar, parir y después recuperarse. Pero para todo ello, especialmente para la recuperación, necesita tiempo.

Los cambios más notorios después del parto:

  • Verás que a pesar de no tener ya a tu bebé la barriguita sigue ahí. Tranquila, es normal que tarde algunas semanas en reducirse.
  • Entre 3 y 5 días después de dar a luz se produce la subida de la leche, pechos turgentes, leche a borbotones. Pon a tu bebé al pecho sin miedo y si notas que pudiera haber ingurgitación no dudes en consultar con tu matrona o una asesora de lactancia. De todos modos estas molestias iniciales pasaran cuando tu bebé y tú os adaptéis.
  • La involución uterina. Después del parto el útero ha de volver a su sitio y por ese motivo aparecen los incómodos entuertos. Y aparecerán también los loquios y el sangrado postparto.
  • Si has sufrido una episiotomía es posible que tengas molestias en la zona perineal o incluso que te cueste sentarte. En unos días los puntos irán secando y todo será más fácil.
  • Si te han practicado una cesárea las molestias pueden ser mayores. Cuida la herida como te hayan indicado en el hospital. Si has optado por la lactancia materna pon al bebé al pecho en posturas que no te incomoden. Y ante la más mínima duda, consulta con tu matrona.
  • Puede que notes la aparición de hemorroides, se producen por el esfuerzo realizado en el parto. Puede que se vayan reduciendo con el paso de las semanas, pero si notas muchas molestias consulta con tu médico.
  • Es frecuente después de dar a luz que al intestino le cueste recuperar la motilidad y por eso se produce el estreñimiento. Añade a tu dieta mucha fibra y bebe mucho líquido.
  • El suelo pélvico puede haber quedado más relajado sobre todo después de un parto largo o difícil. Como consecuencia puedes notar cierta incontinencia urinaria o bien la necesidad de acudir más veces al baño. Consulta a tu matrona para que te indique cuándo puedes comenzar los ejercicios de recuperación de la zona perineal.
  • Muchas mujeres sufren anemia después del parto, consulta con tu médico por si considera necesario que tomes algún complejo vitamínico, hierro o similar.

Pasadas las primeras semanas notarás una mejora considerable. Y es que nuestro cuerpo es sabio. ¡Confía en él!

2018-05-04T12:52:25+00:0023 junio, 2015|Categorías: POSTPARTO, Primeros meses|1 comentario

Un comentario

  1. Txiribita 27 junio, 2015 en 7:15 am - Responder

    Hola,

    Estoy de acuerdo con vosotras, el cuerpo es sabio… Pero no tanto. Después de dos embarazos y dos partos muy seguidos puedo decir que mi cuerpo nota el esfuerzo. Yo he buscado la ayuda de una fisioterapeuta del suelo pélvico para volver a recuperar tono muscular. Ejercicios de Kegel dirigidos, abdominales hipopresivas, fortalecimiento de espalda y glúteos. Hay mucho que podemos hacer para ayudar a nuestro cuerpo.
    Un saludo.

Deje su comentario