Cuáles son las etapas del parto

  • etapas del parto

El parto, tan temido como deseado, es uno de los momentos más determinantes en la vida de una madre. Se trata de una experiencia diferente para cada mujer, incluso con cada hijo. Por este motivo, sería interesante desterrar el término “normal” para definir cómo puede transcurrir. Hay tantos partos como embarazos.

Los primeros síntomas del parto

Los síntomas del parto pueden comenzar semanas antes del nacimiento del bebé. Los más habituales son el aumento del flujo vaginal o la pérdida (total o progresiva) del tapón mucoso. Esto nos hará intuir que el final del embarazo ha llegado.

A partir de ese momento se desencadenarán las fases del parto que culminarán con la llegada del bebé. Conocer cuáles son estas etapas dará tranquilidad a la madre y a la pareja, si la hubiera. En este caso permitirá, además, una mayor y mejor implicación por su parte.

Los síntomas del parto pueden comenzar semanas antes del nacimiento del bebé.

Las etapas del parto

La duración del parto es muy variable de unas mujeres a otras, aunque en primerizas los primeros momentos se pueden alargar más. Podemos diferenciar tres fases claras en el trabajo de parto.

Primera etapa: dilatación y borrado del cuello uterino

Durante la fase más temprana el cuello uterino comienza su dilatación. En ocasiones la mujer apenas lo percibe y no se dan contracciones. Puede extenderse durante varios días o por el contrario suceder en unas horas. En este momento ya puede ocurrir la rotura de la bolsa.

A partir de los 4 centímetros de dilatación el parto entra en fase activa. Las contracciones comienzan a notarse y aumenta su frecuencia e intensidad de modo gradual. Es habitual sentir dolores lumbares, en el abdomen, incluso sentir intensas molestias similares a las menstruales.

Cuando comiences a notar que las contracciones aumentan en intensidad y frecuencia es el momento de acudir al hospital.

Este será el momento de acudir al hospital o maternidad donde vayas a dar a luz, sino has acudido antes. Es normal expulsar secreciones vaginales de color rosado, o incluso sangre. No te asustes, será el tapón mucoso si aún no lo habías expulsado.

Será el mejor momento para administrar la anestesia epidural, si has elegido esta opción.

Y llegamos a la fase de transición, donde el cuello uterino alcanzará los 8-10 centímetros. Las contracciones serán muy intensas, más largas y cada muy pocos minutos.

Segunda etapa: expulsivo y nacimiento

El cuello del útero estará totalmente dilatado y sentirás ganas de empujar. Confía en los profesionales que te atienden, te irán guiando y ayudando. Es una fase de duración variable, pueden ser pocos minutos o incluso un par de horas.

Cuando el cuello del útero esté dilatado sentirás ganas de empujar.

Tercera etapa: alumbramiento de la placenta

Con tu bebé ya en brazos llega el momento de alumbrar la placenta. Puede demorarse hasta media hora. Puede que sientas de nuevo unas leves ganas de empujar. O bien tu médico o matrona pueden ayudar con unos suaves masajes en la zona baja del vientre. Es importante respetar los tiempos de cada mujer. Pero si después de treinta minutos la placenta no se expulsa, deberá ser extraída para evitar una hemorragia postparto.

Y ahora sí, comienza la aventura de la crianza. ¿Conocías las etapas del parto y qué ocurre en cada una de ellas?

2018-07-23T13:33:40+00:0025 julio, 2018|Categorías: Embarazo|Etiquetas: , , , |Sin comentarios

Deje su comentario