La dermatitis atópica es una enfermedad dermatológica crónica no contagiosa que puede llegar a afectar entre un 10-20% de niños de diferentes edades. Sus síntomas más característicos son sequedad, irritabilidad en la piel, picor, inflamación e incluso dolor. Estos síntomas no son continuos sino que se presentan en forma de brotes. Se trata de una enfermedad crónica para la cual no hay tratamiento específico, pero sí algunas recomendaciones que pueden ser muy efectivas para aliviar los síntomas cuando se presenta el brote. Si os interesa saber más os invitamos a leer otro de nuestros posts pinchando aquí.

La mayoría de los niños afectados sufren su primer brote antes de los cinco años de edad y la padecen durante toda su infancia. Puede llegar a darse en bebés a partir de los 2-3 meses, suele manifestarse de forma repentina como una erupción y sequedad.

¿Cuáles son las posibles causas y desencadenantes de la dermatitis atópica?

  • Hijos de madres añosas: algunas pruebas apuntan a que si la madre es de mayor edad hay más probabilidades de padecer esta enfermedad.
  • Niños nacidos en grandes ciudades: la contaminación parece ser un factor desencadenante de dermatitis atópica. Niños que viven en pueblos o zonas rurales se ven menos afectados.
  • Antecedentes familiares: si en la familia existen antecedentes no sólo de dermatitis atópica sino también de alergia primaveral (fiebre del heno) o asma, la
    viagra online facts

    probabilidad aumenta.

  • Afecta más a las niñas que a los niños.

¿Tus hijos padecen dermatitis atópica? Cuéntanos cómo superáis los brotes, seguro que tu experiencia ayudará a muchas mamás de la Comunidad.