Seguro que alguna vez has visto a un bebé con la zona alrededor de la boca enrojecida y descamada. Es lo que se llama dermatitis peribucal y, aunque se suele asociar a la salida de los dientes, no siempre están relacionados. Te contamos todo lo que debes saber al respecto.

La saliva y su papel en el proceso de digestión

La boca está llena de saliva constantemente, gracias a seis glándulas: las submaxilares, las sublinguales y las parótidas. El desarrollo de estas últimas se manifiesta con un aumento súbito de la salivación en torno a los 4 meses que se suele asociar, de forma errónea, con la salida de los dientes.

La saliva está compuesta por agua y sales minerales que facilitan la disolución de los alimentos y su digestión. Por ello, su contacto continuado con la piel puede resultar irritante. Este es el factor desencadenante más importante de la dermatitis perioral.

Características de la dermatitis peribucal

La dermatitis peribucal se caracteriza por una erupción rojiza alrededor de la boca. Los bebés y niños que la padecen pueden sufrir molestias como malestar, sarpullido, picor y dolor. Otra de sus características es una descamación de la piel de la zona. Si esto ocurre, la recomendación es no tirar de los pellejitos para no agudizar el cuadro.

De manera general, podemos decir que la dermatitis perioral es una afección de carácter leve, aunque, como siempre, si persiste o empeora lo mejor es acudir al pediatra para que lo valore. Suele ser más persistente en invierno que en verano, por las condiciones de sequedad del ambiente. Aunque el contacto constante con agua que se produce en verano puede agravarla un poco.

Cómo tratar la dermatitis perioral

Para tratarla se recomienda mantener seca la zona, algo complicado en bebés que babean mucho. En niños más mayores, que se chupan el labio casi como un tic, es importante pedirles que no lo hagan. Si la zona está húmeda, cuando vayas a secarla, mejor hazlo a toquecitos que frotando.

Si se trata de un cuadro leve, se puede aplicar una crema o bálsamo que tenga las siguientes propiedades:

  • Calmante
  • Reconstituya el manto graso de la piel
  • Que sea antiirritante o antiinflamatoria
  • Que sea regeneradora

Esta pomada se aplicará tantas veces como sea necesario, sobre todo antes de ir a dormir. Durante el sueño la cantidad de saliva segregada es menor, así que habrá menos humedad en la zona y se pueden aprovechar esas horas para que la piel se recupere.

La pomada intensiva del pañal está recomendada para piel irritada, por lo que puede ser de gran ayuda para tratar la dermatitis peribucal. También es interesante llevar siempre a mano el bálsamo labios y nariz, que, al ser de uso pediátrico, puedes emplear sobre la piel de tu bebé con total tranquilidad.

Siguiendo unas sencillas pautas puedes conseguir que la dermatitis perioral tenga mejor pronóstico:

  • Evita los cambios de temperatura.
  • Los baños, mejor cortitos, así evitarás el contacto con el agua.
  • Procura no emplear toallitas húmedas en la zona mientras esté afectada.

Esperamos que estas indicaciones te sirvan para tener unas pautas llegado el caso. ¿Conocías las características de la dermatitis peribucal? ¿La ha sufrido tu bebé?