Diarreas en niños y bebés, ¿qué debemos saber?

El inicio de la escuela infantil puede favorecer la aparición de las temidas diarreas. La consecuencia más inmediata y peligrosa, según la edad del chiquitín, es la deshidratación.

Si tu bebé es menor de un año y sus deposiciones han aumentado, se han vuelto muy líquidas, llora sin consuelo o ha perdido el apetito, acude a tu pediatra pues puede que la diarrea se deba a algún alimento.

A partir del año, donde la alimentación ya suele está establecida los síntomas más habituales de una diarrea son:

  • Aumento de deposiciones, siendo estas líquidas y abundantes.
  • Dolor abdominal o retortijones.
  • Pérdida del apetito.
  • Puede ir acompañada de vómitos.
  • Puede aparecer fiebre.

¿Qué debemos hacer?

  • Si tu bebé toma leche materna no debes suspender la lactancia, sino ofrecer a demanda para evitar la deshidratación.
  • En otros casos es importante administrar líquidos cada poco tiempo o sueros específicos para su edad.
  • Ofrece una dieta blanda y suave sin forzar. Es importante que el niño coma lo que le apetezca en pequeñas cantidades.

¿Cuándo consultar con el pediatra?

  • Si la diarrea persiste varios días.
  • Si tu bebé se muestra apático.
  • Si aparecen vómitos y no logra retener alimento.
  • Si muestra signos de deshidratación o ves que no logra retener líquido.
  • Si llora desconsoladamente por posibles dolores abdominales.
  • Si en el pañal encuentras mucosidad o incluso sangre.

Ante cualquier duda acudid a vuestro pediatra quien os dará las pautas más adecuadas a seguir.

No te pierdas a Lucía Galán, pediatra, y sus consejos para el inicio de la guardería o escuela infantil

2018-08-30T12:11:13+00:0021 octubre, 2015|Categorías: Infancia|Etiquetas: , |Sin comentarios

Deje su comentario