Dispositivos móviles para menores de tres años: ¿a favor o en contra?

  • dispositivos moviles

Uno de los debates recurrentes de los últimos tiempos está protagonizado por niños y dispositivos móviles. Llevamos años escuchando argumentos a favor y en contra de emplear la televisión, por ejemplo, como entretenimiento para los más pequeños. Con la llegada de tabletas y móviles el debate ha dado un salto exponencial.
El debate gira en torno a temas tales como la socialización de los más pequeños, su salud visual, el sedentarismo o la adicción. Mientras buena parte de la sociedad no ve problema en los dispositivos móviles para menores de tres años, otra pone el grito en el cielo. ¿Qué hay de verdad en las argumentaciones a favor y en contra? Te lo contamos.

Móviles para menores de tres años

La comunidad científica está de acuerdo en que los menores de dos años no deben ser expuestos a la tecnología. Ni televisor, ni móviles, ni tabletas deben emplearse con ellos. Ni como entretenimiento, ni para ayudar en las comidas. Deben quedar totalmente aislados de estos dispositivos. ¿Por qué?

Como señala la Academia Americana de Pediatría en este artículo:

Los niños menores de dos años aprenden mejor interactuando con el mundo que les rodea y comunicándose cara a cara con las personas. Aparte de la esporádica videollamada con un familiar, no existe ninguna necesidad de exponerles al uso de tecnología a una edad tan temprana (…). El estudio ha demostrado que el uso sedentario de los medios (de una hora a una hora y media) es un factor de riesgo para el desarrollo de obesidad. Los niños y adolescentes necesitan una hora de actividad física dinámica cada día. Además, el uso de pantallas una hora antes de dormir puede interferir con un sueño suficiente y saludable y tener un impacto negativo en la escuela.

Además, el uso de pantallas una hora antes de dormir puede interferir con un sueño suficiente y tiene un impacto negativo en la escuela.

Recientemente ha sido publicado un nuevo estudio que relaciona peor calidad del sueño y uso de pantallas. En concreto señala que los niños que las usan tardan más en quedarse dormidos y duermen dos horas menos.

Uso de pantallas de tres a cinco años

Para los niños de entre tres y cinco años se recomienda un uso no superior a una hora diaria. Han de establecerse zonas libres de ellas y es importante prestar atención a la selección de los contenidos que visionan.

2017-09-20T07:31:50+00:00 20 septiembre, 2017|Categorías: Padres y crianza|Etiquetas: , |0 Comentarios

Déjanos un comentario