Cómo elegir escuela infantil

  • ESCUELA-04-02

Cómo elegir escuela infantil para nuestros bebé es un tema importante y que causa no pocos quebraderos de cabeza en los padres y madres primerizos. Es, además, una decisión que no podemos dilatar en el tiempo, sobre todo si nuestro hijo o hija es menor de un año, ya que el número de niños por aula en esa edad está limitado a 8 alumnos, por lo que las plazas se llenan pronto. Si te encuentras en esta tesitura te damos algunas claves que pueden ayudarte a centrar el foco de tu búsqueda.

Escuela pública o privada

Es la primera gran decisión. Los motivos a favor de cada una son muy variados pero si hay algo que marca una diferencia entre una y otra es que la pública suele tener patio y la privada una mayor flexibilidad horaria.

Si te planteas una escuela infantil pública para tu bebé ten en cuenta que el plazo de admisión se sitúa entre abril y mayo y que fuera de ese plazo es prácticamente imposible entrar en ellas, sobre todo en ese rango de edad que va de 0 a 1 año. Las instalaciones de escuelas públicas suelen ser más grandes -normalmente es una parcela entera-y están dotadas de patio exterior.

Las escuelas privadas, como comentábamos, suelen tener un mayor rango de apertura -abren muy pronto y cierran entrada la tarde- que facilita mucho la vida a los padres y madres que no tienen flexibilidad horaria para acudir a su trabajo. Por contra sus instalaciones suelen estar en locales o bajos de edificios, así que son más pequeñas y, en muchas ocasiones, carecen de patio exterior.

Cocina propia o catering

Salvo que tu peque vaya a pasar muy pocas horas en la escuela infantil, lo normal es que haga alguna comida en el centro. Saber si esa comida se cocina cada día en las instalaciones o, por el contrario, viene de un servicio externo también puede ser un punto a tener en cuenta a la hora de decidir. También es interesante que en la jornada de puertas abiertas te dejen ver la cocina.

Lactancia materna

Si estás amamantando a tu bebé y quieres mantener la lactancia no olvides preguntar si puedes llevar tu leche y en qué condiciones has de hacerlo -refrigerada o congelada-. También es interesante preguntar cómo descongelarán la leche, si es que has de llevarla congelada, y si seguirán con la pauta de alimentación a demanda de tu bebé. Si no lo ves muy claro, puedes acudir a tu matrona o asesora de lactancia quienes podrán facilitarte un documento para llevar a la escuela con las pautas para ello.

Menús y alimentación saludable

Preguntar sobre el tipo de alimentación que ofrecen en la escuela nunca está de más. Por desgracia, un desayuno clásico en las escuelas infantiles españolas son las galletas maría y proliferan los snacks. Saber qué desayunan o meriendan, algo que no suele desglosarse en los menús semanales que facilitan a los padres y madres, es interesante. Pide que te enseñen un ejemplo de ese menú y comprueba si encaja con las recomendaciones para los peques.

Ideario y proyecto educativo

Si se trata de un centro religioso el ideario es, a priori, más evidente que si se trata de un centro laico. Pregunta acerca de cuáles son los valores que se trasmiten, qué inquietudes pretenden alentar en los peques, así como si la relación con las familias es cercana y fluida y si se requiere de su colaboración a lo largo del año.

Además, es importante saber si los niños tienen libros de texto, si hacen fichas, o si manipulan materiales y pueden jugar y experimentar con libertad por el aula, en resumen, si es más tradicional o más en consonancia con pedagogías como Montessori o Waldorf.

Un entorno seguro y acogedor

Obviamente es importantísimo que se trate de un entorno seguro, en el que las bisagras y marcos de las puertas estén protegidos, así como los radiadores. Los enchufes deben de estar protegidos y los interruptores fuera de su radio de acción.

Por otra parte, las aulas han de tener luz natural, estar ventiladas y deben contar con una superficie de 2m² por niño, además de tener acceso directo a aseo propio adaptado al tamaño de los peques y cambiador con lavabo para los bebés.

Además, resulta relevante si el centro está decorado con manualidades realizadas por los peques y por sus familias. Ciertamente no es un dato muy objetivo, pero dice mucho del carácter del centro en sí.

Formación del personal

Las personas que estén a cargo de los peques de 0 a 3 años deben tener el título de educador, mientras que de 3 a 6 han de ser maestros en educación infantil. Si se trata de una escuela pública, o siendo privada está avalada con el sello de la comunidad autónoma correspondiente, esto estará revisado por la Consejería de Educación.

Es interesante también saber si cuentan con apoyo psicopedagógico que sea capaz de detectar posibles problemas en el desarrollo u orientar al equipo del centro si tu hijo o hija tiene necesidades educativas especiales.

Cercanía

Si la escuela infantil de tus sueños no está en un radio cercano a tu casa lo más sensato es elegir otra. La cercanía es un punto muy importante a tener en cuenta, ya que las prisas del día a día pueden complicar la tarea de dejar y recoger al bebé.

Estos son algunos de los punto más importantes sobre los que deliberar a la hora de elegir. Y tú ¿ya has elegido escuela?, ¿qué criterios tuviste en cuenta?

2017-06-12T17:07:48+00:00 22 marzo, 2017|Categorías: Padres y crianza|Etiquetas: , |0 Comentarios

Déjanos un comentario