Enfermedad boca-mano-pie en niños

Puede que hayáis oído hablar de la enfermedad boca-mano-pie o que en casa ya hayáis recibido su visita. Es una enfermedad bastante común que suele confundirse con la varicela, pero sus cursos son bastante diferentes. Os damos algunas claves sobre ella y lo que puede ocurrir tras el contagio.

Qué es la enfermedad boca-mano-pie

La enfermedad boca-mano-pie es una infección vírica benigna causada por la familia de los Enterovirus, que se presenta en forma de brotes y que va cambiando de cepa, por lo que no existe vacuna para ella. Se da principalmente en niños de entre uno y tres años, aunque bebés más pequeños, niños y niñas más mayores e incluso adultos pueden padecerla.

Su período de incubación es de tres a seis días y puede no dar síntomas, de tal forma que se puede eliminar y diseminar sin que nos demos cuenta.

Síntomas

Puede que el peque haya estado varios días con fiebre moderada y malestar general, sin mayor síntoma, y que empiece a aparecer una erupción en la zona de la boca -tanto por fuera en forma de ampollas, como por dentro en forma de llagas que recubren las encías, la lengua y el paladar-, en las palmas de las manos, de los pies y en la zona del pañal. Estas lesiones no suelen picar, se ulceran y curan en una evolución que suele ser de cinco a diez días. Además, puede quejarse de dolor de garganta.

Aunque generalmente es un proceso leve y sin secuelas, es recomendable acudir al médico.

Contagio

El contagio es muy fácil. Se produce al contacto con la saliva -besos, toses, lengüetazos al jugar…, etc.-, con las manos y con cualquier juguete o superficie que haya podido estar en contacto con el virus, siendo además su permanencia en los utensilios bastante larga. Comos se excreta por las heces hay que tener cuidado al manipularlas y en los cambios de pañal.

La prevención de la enfermedad pasa por la higiene. Mucho lavado de manos y de las cosas del peque contagiado.

Tratamiento

No hay tratamiento para la enfermedad, solo para los síntomas, sobre todo para el dolor en la boca que suele ser lo más molesto. Se suelen prescribir geles orales, cremas para la zona de alrededor. La niña o niño puede dejar de comer por las molestias, por lo que es importante vigilar que permanezca hidratada o hidratado y ofrecerle comidas templadas o frías y que no sean ácidas.

También se le puede administrar ibuprofeno o paracetamol si presenta fiebre o malestar pero, como señalábamos más arriba, hay que acudir al médico que proporcionará las pautas adecuadas para el manejo de la situación.

Por último, cabe señalar que unas cinco o seis semanas después se puede presentar un desprendimiento indoloro de las uñas, preferentemente de las manos, pero también puede suceder en los pies. También pueden aparecer unos surcos transversales amarillentos en las mismas. Semanas o meses después se recuperarán sin mayor problema.

¿Os habéis encontrado ya con la enfermedad boca-mano-pie?, ¿cómo fue el proceso?

Para más información:

Enfermedad boca-mano-pie, Enfamilia, Asociación Española de Pediatría

Enfermedad boca-mano-pie 2ª parte, Diario de una mamá pediatra, por la Dra. Amalia Arce.

2017-05-09T16:23:57+00:00 Febrero 23rd, 2017|Categorías: Salud|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Deje su comentario