La crianza ha sido tradicionalmente un tema de mujeres, de madres. Pero a día de hoy tenemos claro que la pareja también tiene un destacado papel. Por ese motivo son importantes las medidas que incentiven no sólo la conciliación sino también la corresponsabilidad. Son cuestiones que están encima de la mesa pero que, hasta el momento, no se habían llevado a la práctica. Por fin, una comunidad autónoma ha decidido que ha llegado la hora de afianzar el cambio.

Según anunció la semana pasada el portavoz del gobierno vasco, Josu Erkoreka, la equiparación del permiso de paternidad al de maternidad en breve será un hecho en Euskadi. La medida estará recogida en el borrador de anteproyecto de Ley de Empleo Público Vasco. Será, por tanto, aplicable al cuerpo funcionarial. En la práctica se traducirá en 18 semanas de permiso para ambos progenitores 100% remunerados e intransferibles, con independencia de su sexo. La duración es de dos semanas más en caso de partos o adopciones múltiples o si hay discapacidad.

El permiso de paternidad

El decreto que regula los permisos de paternidad y maternidad en Euskadi otorga cuatro semanas transferibles en el primer caso y dieciocho en el segundo por nacimiento, adopción, acogimiento o subrogación. ¿Conseguirá el Gobierno Vasco ejercer de motor de cambio social, a la vez que de modelo para las empresas privadas? Este primer paso sin duda traerá consecuencias interesantes que esperamos pronto se produzcanEl portavoz vasco resaltó que la implicación de los hombres en el cuidado de hijos redunda en el empoderamiento femenino, además, de resultar clave en la prevención de la violencia de género. También señaló que, el año pasado, el 90% de los permisos fue solicitado por mujeres. Esto significa que la carga doméstica y de cuidados recayó, de forma mayoritaria, en la madre.

La reivindicación de unos permisos iguales e intransferibles no es nueva. Ha llegado, incluso, a estar en los programas electorales de algunos partidos políticos. Pero el gobierno vasco ha sido el primero en poner en práctica medidas en este sentido. Solo el tiempo nos dirá si, efectivamente, actúa como acicate para la administración central o las de otras comunidades.

¿Qué opinas de esta medida? ¿Estás a favor de la ampliación del permiso de paternidad o crees que es necesario empezar por el de maternidad? ¿Qué te parece que se lleve a cabo en el cuerpo de funcionarios? El debate está servido.