La decisión de ser madre en solitario. Una experiencia en primera persona

A veces me pregunto cuando tomé la decisión de ser madre. Por aquel entonces, agosto de 2015, no tenía pareja. Pero tenía claro que ese hecho no me iba a impedir cumplir algo que siempre había deseado: ser madre. Siempre había pensado que si algún día llegaba el momento de querer tener hijos y no encontraba con quién compartirlo, sería madre soltera.

Y así fue como tomé la decisión de ser madre. No encontraba la persona “ideal” con quien compartir algo tan importante en mi vida. Supongo que siempre he tenido miedo de ser madre junto a alguien y que la cosa no funcionara.

Comenzó el proceso

De este modo, en octubre del año 2015 empecé a valorar cada una de las clínicas de fertilidad privadas que existían en mi ciudad. Para mí eran importantes muchos detalles, en especial todo lo relacionado con el proceso de selección del donante.

Tras valorar la opción privada, una doctora me informó que la Seguridad Social había abierto el plazo para mujeres solteras y lesbianas que deseaban ser madres ¡No podía creerlo! El único inconveniente era que los tiempos de espera de la Seguridad Social eran mayores, pero no tenía prisa. La opción privada te asegura un plazo de espera más reducido. Por el contrario, en la Seguridad Social, dependiendo de cada Comunidad, los tiempos pueden demorarse a seis meses o incluso un año. Esto si hablamos de Inseminación Artificial. Si la técnica que deben realizar es una Fecundación In Vitro (FIV) u Ovodonación podemos irnos a los dos años o incluso más. Por ello, muchas mujeres, si su economía se lo permite, eligen ir directamente a una Clínica de Reproducción Asistida.

Dónde ir

El primer paso estaba dado, me decidí por la Seguridad Social, pero al ir a mi médico de cabecera para iniciar los trámites, nadie supo cómo ayudarme. Tampoco encontré información alguna en la red. Así que me dirigí al hospital de mi ciudad que cuenta con una planta de reproducción asistida. Por fortuna allí sí pudieron darme toda la información que necesitaba.

¿Cuántas mujeres pierden la oportunidad de ser madres por culpa de no obtener la información necesaria? Y lo que es peor, ¿cuántas mujeres se gastan miles de euros por no conocer que existe la posibilidad de realizarlo a través de la Seguridad Social?

Y así empezó la aventura que me ha llevado a ser la mamá de Alejandro. La maternidad es complicada y si la vives en solitario, lo es aún más. Pero no lo cambiaría por nada del mundo.

El donante

Con relación a la identidad del donante por supuesto la desconozco. Sólo sería posible conocerle si un juez dictaminara que la vida de mi hijo corre peligro y necesitara cualquier prueba médica o material genético del donante.

En cuanto a la donación de esperma de donante desconocido debéis saber que en la Comunidad Valenciana, donde vivo, la Seguridad Social no cubre su suministro para ningún tipo de técnica de reproducción asistida. La muestra la proporciona una de las clínicas privadas concertadas con la Seguridad Social y debes abonarla de tu bolsillo. Ésta solamente te sirve para un intento, por lo que si no te quedas embarazada a la primera, has de pedir una segunda muestra. Este caso en cada comunidad autónoma es distinto, por ejemplo, en Cataluña sí que cubren la muestra, por lo que el coste de la técnica de reproducción es cero a través de la Seguridad Social.

El proceso para la elección del donante es muy sencillo, ya que la ley en España únicamente permite elegir las características físicas del donante. No está permitido elegir ni el sexo del bebé ni ningún otro tipo de característica.

No soy la única

Con toda esta información empecé a escribir un blog donde informaba de cada paso que daba. En mis redes sociales empezaba a recibir cientos de mensajes de mujeres desesperadas porque necesitaban ayuda para conseguir su sueño de ser madres.

Ahora Alejandro ya es una realidad. Después de mucho luchar y largos tiempos de espera mi hijo está conmigo.

Elena López

Autora del blog Mamá soltera

2017-10-10T06:47:58+00:00 10 octubre, 2017|Categorías|Tags: , , , |1 Comment

Un comentario

  1. Zai 11 octubre, 2017 at 12:21 am Contestar

    Hay muchas mujeres que deciden ser madres solteras , ya bien por qué deciden no cargar con alguien que no quieren por un bebe,por qué la otra persona no quiere hacerse cargo ,o bien por este tipo de testimonio.
    Aún así creo que estas mujeres se merecen todo el respeto y admiración y decir que para mí personalmente son (somos) unas valientes!!.
    El camino no es fácil pero es el doble de gratificante!! Animo luchadoras!!

Deja un comentario