Qué es la maniobra de Hamilton

  • maniobra de hamilton

Si estás en las últimas semanas de embarazo puede que hayas oído hablar de la maniobra de Hamilton. Es posible que te hayan contado que en una de las últimas visitas al ginecólogo, el reconocimiento les molestó mucho o que incluso justo después se pusieron de parto. Seguramente les hicieron esta maniobra pero sin su consentimiento y sin la información necesaria.  

En qué consiste la maniobra de Hamilton

Se trata de un procedimiento catalogado por la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) como método de inducción mecánico. Su eficacia no está demostrada pero aun así se sigue realizando en no pocos casos en las consultas ambulatorias de ginecólogos e incluso matronas.

Consiste en introducir un dedo en el cuello del útero y una vez en su interior ir girándolo para así despegar las membranas de la bolsa amniótica de la base del útero. Al despegar dichas membranas se favorece la producción de prostaglandinas, sustancias que ayudan a madurar el cuello del útero. Esta práctica no se lleva a cabo antes de la semana 38 de embarazo.

La maniobra de Hamilton es un método de inducción del parto cuya eficacia no está demostrada.

Riesgos de esta práctica

Es necesario contar con el consentimiento de la embarazada ya que es una práctica que no está exenta de riesgos. Estos son los más habituales:

  • Sangrado.
  • Rotura prematura de la bolsa lo que aumenta el riesgo de infección.
  • Contracciones dolorosas no efectivas que podrían producir sufrimiento fetal.
  • Desprendimiento parcial de la placenta.

La maniobra de Hamilton es una práctica que no está exenta de riesgos.

Podemos preguntarnos por qué se sigue llevando a cabo la maniobra de Hamilton cuando la eficacia de la técnica es cuestionada. En los casos donde haya alguna causa justificada seguramente deba ser tenida en cuenta como opción previa a la inducción medicamentosa. Pero si el embarazo cursa con normalidad y no ha superado las 40 semanas no hay razones que avalen su práctica.

Así que si estás en la recta final y tienes próxima una revisión, no olvides hablar con tu médico sobre la maniobra de Hamilton y manifestarle tu opinión.

2018-05-16T10:27:36+00:00 17 mayo, 2018|Categorías: Embarazo|Etiquetas: , , , |2 Comentarios

2 Comments

  1. Laura Borrella 19 mayo, 2018 en 2:24 pm - Responder

    A mi me la ralizaron sin mi consentimiento y efectivamente tuve contracciones fuertes y no efectivas, pues yo no estaba de parto… !!! Esto hizo que finalmente me realizaran una cesárea de emergencia, pues mi pequeño estaba sufriendo, apenas le llegaba ya oxígeno. Mi consejo es que si el embarazo ha llegado a termino sin ningun problema, no se realice esta maniobra y dejemos que la madre se ponga de parto de manera natural. Mi pequeño naciò sano, pero podria haber nacido con algún problema por culpa de la mala praxis de un medico. Por no decir que yo arrastro problemas por haberme realizado una cesárea

    • Living Suavinex
      Living Suavinex 21 mayo, 2018 en 4:47 pm - Responder

      Hola Laura, muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros. Un saludo.

Deje su comentario