Diario de una mamá pediatra: En busca del manual de instrucciones

Por Diario de una mamá pediatra

Llegas a la primera visita de la pediatra. Tu hijo tiene apenas unos días de vida. Te estás acostumbrando a esta “nueva vida”. No sabías que le ibas a querer tanto. Tampoco sabías que iba a ser tan duro. Que los días parecen ser eternos y las noches muy negras.

Le explicas a la pediatra cómo ha ido el parto, cómo se está alimentando, y sacas tu lista de dudas. La pediatra explora al bebé, saca sus conclusiones a partir de los informes que le has llevado y te contesta algunas de las preguntas que le has hecho.

Pero tú quieres más. Has venido a por el manual de instrucciones, ése que seguro que tiene guardado en uno de los cajones. Alguien lo ha tenido que escribir. Titulado algo así como “Manual para padres novatos” o “Cómo funciona un niño”.  Ese libro donde podremos encontrar todos las respuestas que nos asaltan en los momentos más inesperados, desde el cuidado de las uñas hasta cómo elegir universidad.

La pediatra te decepciona. Te dice que no hay manual de instrucciones. Que además nunca podrás meter a tu hijo en un Excel, ni en una aplicación móvil. Que el movimiento se demuestra andando y que empieces a caminar. Que el aprendizaje va a ser mutuo e intensísimo, que los olores y las emociones van a ser únicas, que no se puede hacer un manual de instrucciones porque cada experiencia va a ser genuina, cada bebé va a ser diferente y cada vez que te enfrentes a la crianza lo harás de forma algo distinta.

¿Y ahora qué hacemos?

Quizá tenga razón la pediatra. Empecemos a caminar juntos y lo que surja lo resolveremos entre todos. Dime cómo va lo de los percentiles. Y cuánto crees que toma cada vez que lo pongo al pecho. ¿Será normal dormir de forma tan interrumpida?

Han pasado tres años. Cuánto hemos aprendido juntos. No entiendo por qué nadie ha escrito el dichoso manual. Ahora te ves capaz. O no. Decides ponerte a escribirlo. ¡Va a ser un super ventas!

Nace tu segundo hijo y los capítulos más importantes no siguen el mismo orden. ¿Qué pasa? ¿Este manual no funciona?

La pediatra nos vuelve a recomendar empezar de nuevo a andar. Pero esto ya lo habíamos hecho, ¿tenemos que empezar de nuevo? Parece que sí. Pero somos un poco más sabios, eso hay que reconocerlo. El Excel sigue siendo inservible. ¿Nos aclararemos esta vez con los dichosos percentiles?

Tus hijos se han hecho mayores. Ya tienes listo el manual de instrucciones. Está vivo. Pero no se lo podrás pasar a nadie. Es único e intransferible. No podrás hacerte rico con él. Porque cada niño y cada niña, cada padre y cada madre, necesita un manual de instrucciones diferente. Y eso no hay humano que lo escriba, ni editorial que lo publique.

2015-03-24T16:45:52+00:00 Abril 2nd, 2014|Categorías: Mamás blogueras|7 Comentarios

7 Comentarios

  1. Cristela Abril 2, 2014 en 6:29 pm - Responder

    Desde luego, no hay manual de instrucciones, quizás agudizas un poco más los sentidos y actúas con más celeridad que antes. Yo estoy estrenando por segunda vez la maternidad y me encuentro quizá un poco menos perdida que la primera vez, pero realmente…no serviría el manual de un hijo para llevar al otro , así que…. Paciencia y a resetear de nuevo parte de lo aprendido con el primero!

    • Living Suavinex
      El club de las madres felices Abril 3, 2014 en 7:49 am - Responder

      Hola Cristela, debe ser cierto eso que dicen: ‘cada niño es un mundo’. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

  2. Ser Educadora (BR) Abril 2, 2014 en 8:03 pm - Responder

    Me encanta, preciosa entrada

    • Living Suavinex
      El club de las madres felices Abril 3, 2014 en 7:47 am - Responder

      Hola Beatriz, me alegra que te haya gustado. Muchas graias por tu comentario 🙂 Un abrazo.

  3. Planeando ser padres Abril 8, 2014 en 5:13 pm - Responder

    Yo siempre digo que deberían llegar con el manual de instrucciones bajo el brazo y no con un pan, porque esto no lo van a probar por lo menos hasta los 6 meses, cuando empiecen con la alimentación complementaria, mientras que el manual estaría facilitándonos las cosas desde el primer minuto de vida de nuestros bichillos.

    • Living Suavinex
      El club de las madres felices Abril 9, 2014 en 11:23 am - Responder

      Cuánta razón tienes 😀 Gracias por tu comentario, un abrazo.

  4. Liip Junio 6, 2016 en 12:59 pm - Responder

    ¡Nos ha gustado el post! Pero ahí está lo bonito de ser madre: poder cuidar a tu hijo 🙂

    #ConnectWithYourBaby – Liip.care

Deje su comentario