Las mejores posturas sexuales durante el embarazo

Por lo general, el embarazo implica una brutal celebración del amor envuelta en grandes sacrificios. Será por ello que algunos estudios muestran que un alto porcentaje de parejas abandonan sus relaciones sexuales durante esta etapa. Salvo en determinados contextos de riesgo, esto no es para nada necesario y no hay razón para tomar esa decisión.

Beneficios del sexo durante el embarazo

De hecho, tanto para la mujer embarazada como para la pareja, e incluso para el futuro bebé, mantener relaciones durante este periodo es beneficioso.

Por un lado, los vínculos entre los futuros padres se hacen aún más fuertes, llegando a conocerse mejor y disfrutando más de las relaciones. Esto ocurre gracias al aumento de la circulación en la zona pélvica, que provoca una mayor sensibilidad.

Por otro lado, se libera más oxitocina y endorfinas, ambas beneficiosas tanto para el feto como para la madre. Esta revolución hormonal libera tensiones; sin llegar a suponer un desencadenante que pueda precipitar el nacimiento (salvo en situación de riesgo de parto prematuro).

Además, las relaciones sexuales ayudan en el entrenamiento del suelo pélvico, incluso en el último trimestre, lo que facilitará la dilatación en el momento del parto y la posterior recuperación.

Las mejores posturas sexuales para poner en práctica durante el embarazo

Por esa razón, y para que podáis disfrutar con total tranquilidad y comodidad, hoy os traemos estos consejos. ¡Presta atención!

  • El misionero solo es recomendable en las primeras etapas. Una vez el embarazo avance, se hará más complicado. Además, se corre el riesgo de cargar demasiado peso sobre el vientre de la mujer.
  • Para evitar precisamente ese exceso de presión en la zona abdominal de la mujer, una opción puede ser que ella se tumbe cerca del borde de la cama y él se arrodille frente a ella.
  • La mujer sentada sobre el hombre. Especialmente adecuada a partir del segundo trimestre de embarazo. Evita un exceso de peso o presión sobre el abdomen de la mujer, que puede controlar el ritmo y la intensidad.
  • De lado. Es de las posturas más recomendables durante todo el embarazo, ya que evita que se ejerza presión sobre el la zona abdominal y los pechos de la futura madre.
  • La mujer apoyada también en los brazos y  el hombre detrás, de rodillas o de pie, de forma que no existe ninguna presión, quedando el vientre a salvo y restándole el peso que de otra manera puede resultar incómodo.
2017-07-21T20:25:04+00:00 25 julio, 2017|Categorías|Tags: |0 Comments

Deja un comentario