Primer catarro del bebé ¿Qué debo saber?

Nuestro bebé empieza a toser o a estornudar, ¿un catarro? y nos saltan las alarmas como madres, especialmente si son muy pequeños.

Hay más de 200 virus que provocan infecciones respiratorias de vías altas. La inmensa mayoría de las ocasiones será un cuadro catarral sin importancia que durará entre 5-10 días y en el que nuestros hijos tendrán un poco de mocos, tos escasa, febrícula y estornudos. Sin embargo en los más pequeños (< de 6 meses) debemos prestar toda nuestra atención y vigilar los signos de alarma.

¿Y por qué? Porque los bebés durante los primeros meses de vida tienen un sistema inmunológico muy pobre lo que hace que se defiendan mal ante las infecciones. Lo que para nosotros es un resfriado sin más, a ellos les puede provocar una bronquiolitis que en el caso de los menores de 3 meses, supondrá un ingreso hospitalario con relativa frecuencia.

¿Hay algún tratamiento para eliminar el virus que le ha provocado el catarro?

No. Los antibióticos no son efectivos. Entonces, ¿qué puedo hacer? Aliviar los síntomas:

  • Asegurar que esté bien hidratado, que mame con frecuencia o que se tome sus biberones sin dificultad.
  • Si tiene mucha congestión: lavados nasales con suero fisiológico antes de las tomas para que de este modo coma más despejado. No te olvides hacerle los lavados antes de dormir. Descansará mejor.
  • Controlar su temperatura y si es menor de 6 meses y tiene fiebre por encima de 38ºC consultar con tu pediatra.
  • Elevar la cabecera de la cuna para que esté semi-incorporado; toserá menos y estará más tranquilo.
  • Vigilar los signos de alarma.

¿Y cuáles son los signos de alarma? ¿Cómo sé si el catarro ha ido a más?

Los resfriados comunes en los más pequeños pueden complicarse con:

  • Una otitis media aguda: En ese caso vuestro bebé estará muy irritable, con llanto intenso de día y de noche, rechazo de la alimentación y en muchos casos fiebre.
  • Infección respiratoria de vías bajas, como puede ser una bronquiolitis o una neumonía. Y aquí vienen las 5 cosas que has de conocer:
  1. Observa el ritmo de su respiración: Si tiene una respiración agitada, si respira como un perrito, les suelo decir. ¡Ojo! Acude a tu pediatra.
  2. Quítale la ropa: Si respira hundiendo las costillas y levantando el abdomen, es un claro signo de dificultad respiratoria. Los pulmones no son capaces de hacer por ellos mismos el trabajo y se ayudan de toda la musculatura abdominal e intercostal para llenar y vaciar los pulmones. Has de consultar con tu pediatra.
  3. Si el bebé está muy decaído, apático, pálido y sudoroso.
  4. En caso de rechazar tomas, es decir, si come menos de la mitad de lo que solía comer.
  5. Si tiene accesos de tos continuos,que le impiden el descanso despertándole por las noches o si la tos le provoca el vómito.

¿Cuál es la medida más eficaz para prevenir las infecciones respiratorias?

El lavado de manos frecuentes. Nuestras manos son la vía de transmisión de la inmensa mayoría de las infecciones.

Además, si tienes un bebé menor de 6 meses y algún miembro de la familia está acatarrado, estornudando o tosiendo; no lo acerques a él. Recuerda que en los adultos estos virus se comportan como un resfriado común. Pero al lactante le puede jugar una mala pasada.

Lucía Galán

Pediatra y autora del blog Lucía, mi pediatra

2018-11-20T18:38:56+00:0019 octubre, 2016|Categorías: Primeros meses|Etiquetas: , |2 Comentarios

2 Comments

  1. Isabel 8 septiembre, 2017 en 7:22 pm - Responder

    ¿Y si la acatarrada es la mamá? La mascarilla y lavado de manos no es suficiente barrera cuando tienes al bebé todo el día encima, mamando y atendiéndole. ¿Que puedes hacer en ese caso?

    • Living Suavinex
      Living Suavinex 11 septiembre, 2017 en 12:18 pm - Responder

      Hola Isabel, los expertos dicen que en esos casos, cuando hay lactancia materna, tu propia leche inmuniza a tu bebé. Esperamos que te recuperes pronto. Un saludo.

Deje su comentario