Los primeros días del bebé en casa, ¿qué debes saber?

Los primeros días en casa, tras la llegada de tu bebé, pueden ser como una montaña rusa. Es importante que ni tú ni tu pareja olvidéis que el postparto no siempre es un camino de rosas. Las hormonas pueden jugar malas pasadas, pero si estáis preparados todo será más llevadero. Tu media naranja jugará un importante papel en estos momentos, déjate ayudar y delega.

Son días donde la oxitocina, la maravillosa hormona del amor, hará de las suyas; te esperan momentos donde te irás enamorando hasta el tuétano de tu bebé. Déjate llevar por esos sentimientos sin pudor ni remordimiento. Ahora todo tu tiempo debe ser para esa personita que acaba de llegar. La naturaleza lo tiene todo dispuesto y durante algunas semanas –o más- no querrás pensar ni hacer nada más.

¿Qué debemos tener en cuenta en los cuidados del bebé durante los primeros días?

Alimentación

Tanto si optas por lactancia materna como artificial debemos fijarnos en algunas señales que nos indicarán que todo marcha bien:

  • El bebé hace tomas frecuentes. Es importante tener muy en cuenta el concepto ‘a demanda’, en ambos casos.
  • Si toma lactancia materna asegúrate que se engancha bien al pecho para evitar grietas y asegurar que la toma sea satisfactoria. En caso de dudas consulta con tu matrona o acude a un grupo de lactancia.
  • Si toma lactancia artificial, consulta con tu pediatra el tipo de leche que debes darle en función de sus necesidades y circunstancias particulares.
  • Ensucia no menos de 6 pañales al día.
  • No olvides la importancia de las tomas nocturnas. No se trata de que el bebé ‘aguante’ de noche.
  • Se observa ganancia de peso en las primeras semanas, después de la pérdida inicial propia de todo recién nacido.
  • Observar si después de cada toma regurgita o se muestra incómodo, de ser así consultar al pediatra.
  • Si tras la toma observas alguna reacción en tu bebé, se muestra incómodo o llora sin consuelo, consulta con tu pediatra.

Higiene

En los primeros días no olvides:

  • El baño debe ser un momento de relajación para el bebé y aunque es importante no es imprescindible hacerlo a diario. Acondiciona una habitación para ello y hazlo todo con calma, para que el recién nacido se muestre tranquilo.
  • Utiliza productos aptos para la piel del bebé, en la higiene del bebé no todo vale pues su piel es muy delicada.
  • En caso de notar enrojecimiento o irritación en la piel consulta a tu pediatra e indícale los productos utilizados.
  • El cordón umbilical se caerá entre 7 y 20 días después de su nacimiento. Si desprendiera mal olor, liquido amarillento, si tu bebé presenta febrícula o si la zona del ombligo estuviera inflamada o enrojecida, consulta con tu pediatra.

Y no olvides salir a dar un paseo con tu bebé en cuanto te sea posible, una práctica muy recomendable para ambos 🙂

2017-04-11T15:16:34+00:00 Noviembre 17th, 2015|Categorías: Maternity School|Etiquetas: , |Sin comentarios

Deje su comentario