Los cuidados del recién nacido en verano

  • recién nacido en verano

Tener un bebé viene acompañado casi siempre de mucha dudas e incertidumbres. Todo es nuevo, sobre todo si eres primerizo. Y si es el segundo, y llega en una época del año diferente, puede que te vuelva a ocurrir. Si vas a dar la bienvenida a tu hijo en estos meses, puede que te preguntes qué has de tener en cuenta. Los cuidados del recién nacido en verano tienen algunas particularidades que conviene tener previstas. Las recogemos a continuación.

El recién nacido en verano, ¿qué tengo que saber?

Olvídate de la bonita estampa de bucólicos paseos. Cuando el calor apriete, estos quedarán relegados a primeras y últimas horas del día. Mientras tanto valora la idea de buscar refugio en casa o algún lugar fresco. Aunque, ¡ojo con los aires acondicionados! Pasar de casi 40º en la calle a 20º en un centro comercial sin apenas transición puede provocar catarros indeseados. Pero también hay otras cosillas que no debes olvidar:

  • Los bebés se deshidratan con facilidad. Presta atención a las señales de sed. No olvides que los bebés menores de seis meses no deben tomar agua ni infusiones, solo lactancia materna o artificial a demanda. Ofrécele el pecho o el biberón con frecuencia. Si ya has introducido la alimentación complementaria, puedes ofrecerle agua.
  • Ponle la ropa justa para que no sude en exceso. Piensa que si tú tienes calor, tu bebé también lo tiene. Como comentábamos más arriba, si vas a acudir con él a algún sitio en el que haya aire acondicionado, no olvides llevar una muselina o sábana ligera para protegerle de las corrientes o cambios bruscos de temperatura. Tampoco olvides resguardarle del chorro directo de aire acondicionado.
  • El sol y los bebés no hacen buenas migas. Es importante evitar la exposición solar directa en los menores de seis meses. Las capotas de los capazos y algunas prendas tienen protección solar (UPF) que te facilitarán esta labor, ya que bloquean los rayos nocivos. Con respecto a cremas y lociones de protección solar, te recomendamos consultar con tu pediatra.
  • También tendrás que tener cuidado con los insectos. Muchos capazos ya incluyen mosquitera entre sus accesorios, hacerse con una para la cuna puede ser también una buena idea. Así evitarás picotazos indeseados.
  • Con el calor y el sudor es posible que en la piel de tu bebé veas sudamina. No es un problema de la piel grave, pero conocer las recomendaciones a la hora de enfrentarse a ella es interesante.

¿Esperas a tu bebé para este verano? ¿Hay algún otro punto que te gustaría aclarar?

2018-07-10T07:40:11+00:0011 julio, 2018|Categorías: Primeros meses|Etiquetas: , , , |Sin comentarios

Deje su comentario