El sueño del bebé en verano, ¿cómo ayudarle a dormir mejor?

El verano tiene sus pros y sus contras, como cualquier época del año. Y uno de los inconvenientes más claros es la dificultad para dormir. Los bebés acusan también las altas temperaturas y si a la hora de echar un sueñecito la temperatura es muy elevada pueden mostrarse irritables y nerviosos.

¿Cómo podemos ayudarle a dormir mejor en estas calurosas semanas?

Debemos tener en cuenta la ropita que le ponemos. Pijamas de algodón frescos que le cubran el pecho y la barriguita, pudiendo dejar al descubierto brazos y piernas. Si notas que a pesar del calor los pies se le quedan fríos siempre puedes ponerle unos calcetines ligeros, también de algodón.

Si la temperatura exterior es muy elevada utiliza el aire acondicionado pero siguiendo unas pautas para que no perjudique al bebé:

  • Limpia los filtros regularmente para evitar la acumulación de bacterias que podrían ser nocivas tanto para vuestro hijo como para vosotros, papás.
  • Evita que el aire sea demasiado frío, bajar unos cuantos grados la temperatura ambiente será suficiente para que tu peque se sienta más fresco.
  • El bebé debe estar alejado del chorro de aire frío, cuanto más retirado esté, mejor.
  • Al final del día y por la noche sustituye el aire acondicionado por ventiladores.
  • Utiliza humidificadores pues el aire acondicionado reseca mucho el ambiente.

Con el calor excesivo viene el sudor y la sudamina. ¡No te preocupes! Si logras una buena temperatura en casa, podrás controlarla en seguida.

Y también llegan nuestros queridos amigos los mosquitos. Lo mejor y más inocuo para tu bebé (y también para vosotros) serán las mosquiteras. Puedes colocarlas en las ventanas o bien rodeando la cuna de tu bebé, ¡o ambas cosas! Es un remedio de lo más eficaz.

Siguiendo unas mínimas recomendaciones conseguiremos que todos durmáis tranquilos y felices. ¡Dulces sueños!

2018-05-04T13:09:56+00:0028 julio, 2015|Categorías: Infancia|Etiquetas: |Sin comentarios

Deje su comentario