Suplementación del bebé alimentado con leche materna, ¿cuándo y cómo se realiza?

  • suplementacion

Si has optado por la lactancia materna debes saber que tu bebé puede llegar a necesitar un suplemento para optimizar o facilitar su ganancia de peso. ¿En qué casos puede llegar a ser necesario?

  • Incorporación al trabajo.
  • Bebés prematuros, donde puede haber una succión débil y sin fuerza.
  • Separación madre-hijo por enfermedad u otras causas.
  • Pérdida de peso injustificado.

Sea como sea, para suplementar debemos considerar como primera opción la leche materna. Además, al extraerla con extractor estaremos estimulando una mayor producción de leche, lo cual, sin duda, beneficiará a nuestro bebé.

Para poder alimentar al bebé con leche extraída debemos considerar varias posibilidades:

  • Biberón: Si se opta por esta opción, se debe conocer el Método Kassing. Para ello necesitaremos una tetina larga, blanda y redonda por todos lados para que sea lo más parecida al pezón materno posible. El bebé debe estar sentado en un ángulo de 90º y nunca recostado, es decir, en la postura clásica. Esto ayudará a que el flujo de leche sea más lento y el bebé podrá regularlo, tal y como sucede cuando mama del pecho materno.
  • No le meteremos la tetina en la boca sino que estimularemos el reflejo de búsqueda, rozando contra su nariz, sus labios, y cuando el bebé abra la boca, introduciremos el biberón.
  • Otra opción es alimentarle con cuchara o con vaso, aunque debemos tener en cuenta que es un proceso más lento. Pero viene bien si los padres temen que se produzca confusión tetina-pezón.
  • Técnica dedo-jeringa. Se utiliza mucho en los casos de bebés prematuros o recién nacidos, pues al tiempo que los alimentamos estamos estimulando su reflejo de succión. Introduciremos el dedo en la boca del bebé apoyándolo en la zona del paladar y desplazando la mandíbula hacia abajo. El bebé comenzará a succionar y, en ese momento, introduciremos la jeringa, apoyada en el labio inferior. Iremos dando la leche muy despacio y muy atentos a su ritmo de deglución para ir vertiendo más o menos.
  • Si queremos inducir una lactancia o iniciar un proceso de relactación, la alimentación se llevará a cabo con un relactador. Consiste en colocar un recipiente colgado del cuello de la madre donde se coloca la leche. Del recipiente saldrán dos sondas, que llegaran a los dos pechos. Se pondrá al bebé a comer normalmente y, con cuidado, se introducirá el tubito de la sonda en su boquita. De este modo se asegura la alimentación del bebé por la sonda y, al mismo tiempo, con su succión estimula el pecho materno.

 

2017-06-12T16:53:29+00:00 Octubre 3rd, 2016|Categorías: LACTANCIA, Primeros meses|Etiquetas: , , |Sin comentarios

Deje su comentario